Vitamina A

La vitamina A es una vitamina liposoluble. Se encuentra en los alimentos de dos maneras: como retinol, cuando procede del reino animal y de Beta Caroteno, procedente del reino vegetal.

La vitamina A es necesaria para el crecimiento y desarrollo del esqueleto, para mantener las células de las mucosas, de los epitelios, de la piel y para el funcionamiento de todos los tejidos, incluyendo el esmalte de los dientes.

Desempeña un papel importante en el desarrollo de una buena visión, especialmente ante la luz tenue.

Tiene una acción esencial en los procesos inmunológicos, previniendo infecciones respiratorias.

El Beta-Caroteno (también llamado Pro-vitamina A), tiene un pigmento amarillo, naranja, que el cuerpo lo convierte en Vitamina A, siendo uno de los principales antioxidantes que se encuentran en la naturaleza, un elemento esencial en la lucha contra los radicales libres, por lo tanto en la prevención del envejecimiento celular y ciertas enfermedades como el cáncer.

La vitamina A es relativamente estable al calor y la luz, sin embargo se destruye por oxidación. El cocimiento aumenta la biodisponibilidad de carotenos, pero cuando es excesivo la disminuye notablemente. La biodisponibilidad también aumenta con la presencia de vitamina E y otros antioxidantes.

Casi el 90% de la vitamina A del cuerpo se almacena en el hígado. El resto se deposita en la grasa, pulmones y riñones.

Además la vitamina A no debe ser consumida durante el embarazo porque es embriotóxica (malformaciones en SNC y corazón).

La vitamina A debe ser consumida con los alimentos que la contienen y no se recomienda su administración como suplemento en forma de fármaco aislado.


"Cuanto más se aleja un remedio del alimento,
más se acerca al veneno"

(abu Ismail Abd Allah Ash-Shamsi. S.XV)

Home | Fundamentos | Compatibilidades | Donde Comprar | Contacto



Higiene natural © 2012